Category: Big win

Competencias sencillas instántaneas

Competencias sencillas instántaneas

Siempre me instántsneas parecido interesantes las síntesis Torneos de bingo digital hacen desde el World Economic Forum WEF sobre Competencias sencillas instántaneas competencias profesionales del futuro. De esta manera, los agentes del servicio al Competenfias responden sehcillas las dudas, quejas y sugerencias a través de diferentes medios. Vamos a conocer más de cerca algunas de las competencias más importantes: Alfabetización digital El mundo digital en que vivimos demanda conocimientos tecnológicos amplios para poder realizar con éxito algunas tareas del día a día, como realizar un pago con el smartphone, comunicarnos por mensajería instantánea o realizar trámites administrativos. Mira la entrevista completa a continuación o sigue leyendo para obtener más información. Competencias sencillas instántaneas

Competencias sencillas instántaneas -

De manera general, podría afirmarse que la competencia es la capacidad que posee un individuo para hacer algo. Según la Unesco , la competencia se define como«el conjunto de comportamientos socioafectivos y habilidades cognitivas, psicológi- cas, sensoriales y motoras que permiten llevar a cabo adecuadamente un papel, una actividad o una tarea».

Su uso tiene una consolidada historia, aunque ha sido recientemente cuando se ha generalizado oficialmente en el ámbito educativo. En un estudio riguroso y muy detallado, Martin Mulder, Tanja Weigel y Kate Collings analizan los usos y las aplicaciones del término, identificando las claves más importantes para entender el proceso de su aceptación hasta la actualidad.

La competencia puede ser valorada en función de diferentes ámbitos, que abarcan lo lingüístico, lo cultural, lo social, lo profesional, etc. Ello ha originado el interés por formular sus rasgos dentro del marco del aprendizaje, al objeto de determinar qué elementos deben tenerse en cuenta en la formación del alumno para que sea capaz de actuar en un contexto determinado.

Una de las competencias establecidas como básicas y esenciales por su importancia en el desarrollo intelectual es la competencia lectoescritora, esto es, la capacidad para ejercer con eficacia los procesos de lectura y escritura o, de forma más sencilla, la capacidad para identificar, entender, interpretar y construir enunciados o textos.

Si bien es cierto que la lectura y la escritura poseen sus propios rasgos distintivos—también en la dinámica de su aprendizaje—, se consideran actividades que mantie- nen una ligazón muy estrecha, de tal modo que, al igual que el lenguaje oral precede al escrito, la lectura puede preceder a la escritura, al tiempo que favorece y potencia las habilidades escritas, en un proceso permanente que trasciende los momentos iniciales para acompañar al individuo durante toda su vida.

Así, es un hecho consta- tado y constatable que quienes poseen un amplio rango de lecturas tienen mayores recursos para desarrollar destrezas escritas.

Por último, la competencia lectoescritora guarda también relación con el concepto de alfabetización, definido por Pontecorvo como el índice de uso de la lectura y de la escritura en la vida cotidiana.

De manera más amplia, el Informe Pisa elaborado por la OCDE en define el alfabetismo en lectura a partir de una noción que liga indisolublemente lectura y escritura: el alfabetismo en lectura comprende la capacidad de entender y utilizar textos escritos, reflexionar sobre ellos y comprometerse con ellos, a fin de alcanzar metas personales, desarrollar el potencial y conocimiento propios y participar en la sociedad.

La importancia de la competencia lectoescritora estriba esencialmente en el hecho de que permite al individuo la conexión con el entorno, con el mundo que le rodea. Sabemos quiénes somos cuando entendemos dónde estamos y qué nos diferencia de los demás o nos acerca a nuestro entorno.

La lectura es una de las vías principales por las que accedemos al mundo, y la escritura aquella por la que nos manifestamos ante el mundo.

En este sentido, es preciso llamar la atención sobre la necesidad de atender a dichas competencias en todos los niveles de nuestra formación; es más, debemos considerarlas como parte de una formación integral y continua, por lo que el estudio de sus mecanismos de aprendizaje y perfeccionamiento no debe limitarse a los niveles básicos e intermedios, sino que es conveniente extenderlos al contexto universitario, con independencia de la titulación que se curse.

La excesiva especiali- zación ha originado en muchos casos un abandono absoluto de las prácticas lectoes- critoras con el consiguiente deterioro de la capacidad de expresión oral y escrita de los futuros profesionales. En un sentido amplio, la competencia —la capacidad para hacer cosas, sean las que sean— nos sitúa en el contexto social por oposición a los demás, en tanto que nos permite adquirir un posicionamiento superior en relación con quienes no poseen dichas competencias.

Para alcanzar una competencia concreta, es preciso desarrollar una serie de destrezas o habilidades que permitan manejar herramientas específicas para el análisis y el diagnóstico. A ellas ha de sumarse la capacidad, concepto relativo a la aptitud, disposición, cualidad o facilidad del individuo para ejercer una actividad, siendo esta última una condición que puede ser natural Morales Sánchez, La importancia otorgada a la capacidad personal ha originado planteamientos que apuntan a cómo cualquier proceso de aprendizaje debe ir dirigido no solo a adquirir, sino también a descubrir.

Para Zabala y Arnau , el desarrollo de competencias lleva aparejado el fomento de actitudes, habilidades y conocimientos con el mismo nivel de importancia y en estrecha conexión.

Los más recientes modelos de aprendizaje y el desarrollo del Espacio Europeo de Educación Superior han puesto sobre la mesa un replanteamiento de la educación en general, atendiendo precisamente a la combinación de todos estos elementos como parte de una formación integral.

La educación, según Edgar Morín , debe favorecer la aptitud de la mente para plantear y resolver problemas, idea esta muy conectada con el incremento en la valoración del potencial creativo. Volviendo a la competencia lectoescritora, la explicación de los procesos que llevan a la adquisición de conocimientos, destrezas y habilidades en este ámbito nos traslada a dos esferas estrechamente ligadas, pero diferentes, tal como puede comprobarse en los estudios históricos elaborados en relación con la lectura y la escritura.

También son diferentes los mecanismos de aprendizaje —aunque convergen—, por lo que hemos de hablar de competencia lectora y de competencia escritora de forma separada para analizar cómo se conforman.

En primer lugar, la competencia lectora es el resultado de aplicar correctamente una serie de operaciones intelectuales implícitas en la propia definición de qué es leer.

En efecto, la lectura ha de ser considerada un proceso complejo en el que intervienen distintas fases, tales como descifrar, reconocer, comprender, analizar y contextualizar Hernández Guerrero, a: La lectura es al mismo tiempo objeto e instrumento, pues sirve para acceder al conocimiento y para llegar a otras destrezas distintas de la suya propia.

Para Isabel Solé 17 , la lectura implica no solo una relación de un lector activo con el texto en busca de información, sino también una finalidad; tanto es así —especifica más tarde— que la interpretación que los lectores hacen de los textos puede estar marcada por el objetivo que estos persiguen.

De una forma u otra, la posesión de una solvente capacidad lectora hace que nuestra lectura sea eficaz: eficaz para comprender el texto, para generar una posición crítica, para mejorar nuestra comprensión del mundo, para interpretar conceptos, para ampliar vocabulario y un largo etcétera.

La concepción clásica del lector insistía, sobre todo, en la necesidad de dominar el código lingüístico. Sin embargo, los planteamientos actuales ponen de manifiesto la obligación del lector de interpretar la obra a partir de una serie indefinida de códigos culturales.

Por lo tanto, cabe plantearse qué condiciones ha de cumplir un lector para, al menos, aproximarse a una lectura completa del texto. Es aquí cuando surgen nociones tales como las de competencia lectora, lector informado y competente e intertexto lector.

Cada una de ellas, y las tres en su conjunto, recogen las destrezas y capacidades que el lector debe reunir. Ahora bien, en algunos casos los términos utilizados difieren según los autores.

De manera general, la competencia lectora hace referencia al dominio que del lenguaje, del código o códigos culturales e ideológicos y de su propia experiencia lectora posee el lector.

Para Barthes , la competencia lectora aparece identificada, de manera general, con la cultura, a la que posteriormente asigna una dimensión social y afectiva: «añadimos una infinidad de connotaciones, de sentidos profundos que emanan, bien de nuestra cultura, bien de nuestro nivel social, de nuestra historia nacional o de nuestro grupo social, o, simplemente de nuestra situación afectiva».

Por su parte, Jean-Louis Dufays Carpentiers, 27 especifica en qué consiste dicha competencia, distinguiendo tres niveles de códigos: 1. de elocutio, que permiten comprender el sentido de una frase; 2.

de dispositio, mediante los que se accede a las estructuras formales y semánticas que permiten identificar un texto en términos de género o escenario tipo, y 3.

de inventio, los diversos sistemas axiológicos e ideológicos de los que dispone el lector para desvelar los valores transmitidos por el texto. Así pues, por medio de la competencia, el lector asocia el sentido a los signifi- cantes materiales según los modelos culturales en él integrados.

La posesión de esta competencia da lugar a la articulación de los conceptos de lector informado y lector modelo, aunque ambas expresiones no son equivalentes.

La noción de lector competente Culler forma parte de un conjunto de nociones más complejo, inserto en el contexto de estudio del proceso de recepción literaria desarrollado desde los años sesenta del siglo XX. En este sentido, es preciso tener en cuenta dos circunstancias: en primer lugar, la diversidad de términos utilizados para designar la relación del texto con el lector y, en segundo lugar, que algunos términos están dirigidos no a describir acciones o funciones del lector real, sino del lector como categoría textual, como ocurre con los conceptos de lector ideal,el lector modelo propuesto por Eco o el lector implícito de Iser.

El lector competente, llamado lector informado en la teoría de Fisch, es aquel que posee la competencia de la lengua con la que el texto está construido, el completo conocimiento semántico y la competencia literaria. Sea cual fuere el término elegido para hacer referencia a un lector solvente, los distintos conceptos y definiciones ponen de relieve un hecho esencial: la importancia de la cooperación del lector.

Esta cooperación interviene en la interpretación del texto, aún más, la fundamenta. Así lo manifiesta Ingarden cuando afirma: «El sentido de un texto es una realidad evanescente o ambigua por su polivalencia o indeterminación y, por lo tanto, reclama del lector la máxima colaboración» Ingarden, ; Eco, El intertexto lector es el tercer elemento que afecta a la competencia lectora y está estrechamente ligado a la experiencia vital del lector.

El intertexto está constituido por todas las lecturas que el individuo ha realizado a lo largo de su vida, así co- mo por todas las experiencias que le han permitido acceder al conocimiento y la interpretación de lo que le rodea.

A través del intertexto, el lector es capaz de iden- tificar elementos del texto que pueden estar visibles o no y que constituyen la compleja red de relaciones intertextuales que forman parte de su estructura.

En el marco actual, la irrupción de las nuevas tecnologías y la aparición de nuevas for- mas artísticas como la ciberliteratura han suscitado una revisión de la lectura y de los hábitos lectores, llamando la atención de profesionales y organismos.

No es gratuito que el Informe Pisa de la OCDE sobre la lectura incluya un apartado destinado a la lectura y la alfabetización digitales. La evaluación de PISA sobre lectura digital se diseñó con el fin de indagar sobre la capacidad de los estudiantes para realizar tareas que requieran acceso a textos digitales, comprensión, valoración e integración de los mismos a través de un amplio rango de contextos, sobre la base de los cambios que el hipertexto y otras formas digitales han impuesto en las estrategias lectoras.

No obstante, es preciso advertir que, a veces, el término de lectura digital se emplea más con relación al soporte que con relación a la propia definición de lectura, razón por la que el Informe marca una diferenciación entre el medio y la actividad intelectual, entre saber leer y saber utilizar el medio, aunque no diferencia terminológicamente estas dos operaciones.

En esta línea, algunos autores han llamado la atención sobre la necesidad de acotar el concepto de lectura digital a la lectura de cibertextos lite- rarios en la Red, diferenciándola de la actividad de «lectura en la Red», por constituir entramados textuales de diferente naturaleza, que requieren, por lo tanto, estrategias y destrezas lectoras también distintas Morales Sánchez, Aprender a escribir, como aprender a leer, son tareas complejas que están muy relacionadas.

La competencia escritora requerirá, en primer lugar, la posesión de una serie de conocimientos sobre cómo funciona nuestra lengua y cuáles son sus elementos, para pasar posteriormente a otra serie de conocimientos pragmáticos y comunicativos.

La escritura, como la lectura, son procesos intelectuales y van más allá de una tarea de descifrado y composición, respectivamente. Si bien es cierto que el perfeccionamiento de la escritura puede realizarse mediante estrategias «mecánicas» vinculadas a técnicas de expresión, la eficacia y el resultado del texto escrito depende de otras competencias vinculadas al razonamiento.

Siempre me han parecido interesantes las síntesis que hacen desde el World Economic Forum WEF sobre las competencias profesionales del futuro.

Sostienen que más de mil millones de trabajadores deberán actualizar sus competencias en la próxima década. En el año el WEF consideraba que las 10 principales habilidades que los trabajadores deberán acreditar en giraban en torno a la innovación, el aprendizaje activo, la capacidad de resolver problemas complejos, el pensamiento crítico, la creatividad, el liderazgo y la influencia social, el uso de las tecnologías, la capacidad de programar y diseñar tecnologías y la resiliencia, la tolerancia al estrés y la flexibilidad.

Cada vez tendemos más a pensar las habilidades profesionales en referencia a la tecnología. Y no hay duda de que la tecnología tiene y tendrá un gran impacto. Pero las empresas no son ni serán conjuntos de máquinas adornadas con humanos.

Las empresas seremos comunidades de personas entorno a un propósito, y hay un conjunto de competencias fundamentadas en la relación entre personas que continúan siendo claves. Me gusta llamarlas las competencias sencillas y no precisamente por qué sean fáciles. Son esas competencias las que explican que un equipo o una empresa hagan que sus estrategias sean algo más que una aspiración o que haya empresas que crezcan de un modo consistente.

Enumero algunas de las competencias sencillas que creo imprescindibles y me detengo un poco más en tratar la complicidad como competencia. Primera: construir complicidades.

Liderar es tejer una red de complicidad dónde lo habitual sería encontrar competitividad o indiferencia entre directivos. Complicidades auténticas. He conocido demasiados equipos de dirección que parecen una reunión de jefes del sindicato, cada uno defiende su parte de empresa y pretenden que el director general sea una especie de guardia urbano que pone orden entre ellos.

Exagero un poco, pero no tanto. Ser directivo es pensar en la empresa en su conjunto. Militar en la lógica de que el todo debe ser más que la suma de las partes. Y trabajar para que el cliente nunca perciba más que una marca, un producto, un servicio, que detrás tiene una complejidad organizativa que le debe ser ajena.

El cliente no debe enterarse de nuestras improvisaciones o de las disfunciones por resolver. Sin complicidad, troceamos el alma de nuestras empresas. Y un alma troceada es una suma de silos desgajados. Debemos crear culturas corporativas que no excluyan la generosidad.

Sin complicidad los cambios se convierten en una sucesión de power points en búsqueda de autor. La complicidad nunca debe ser un ejercicio para taparnos las vergüenzas partners in crime , es un ejercicio para mejorar.

Las máquinas se pueden sincronizar, pero no sienten la complicidad. Y necesitamos de esa solidaridad avispada porque nuestras empresas no son relojes, son ecosistemas vivos en las que la vida no siempre cabe en una base de datos.

He visto muchas situaciones en las que las inquinas internas matan oportunidades que apenas han nacido. En las empresas nadie gana la guerra por su cuenta. Y si los conflictos de interés no se sofocan con complicidad tienden a enquistarse, a crear disfunciones estructurales y desballestar la fluidez.

Lo habitual es no hacer nada. La mayoría de las oportunidades se mueren solas, esperando un espacio en agendas repletas o languideciendo en reuniones sin capacidad de concreción. Segunda: empatía. La capacidad de ponerse rápido en lugar de los demás. Entender desde las personas la finalidad última de las cosas.

Sin empatía es muy difícil escuchar lo que no nos dicen los clientes, es casi imposible entender las necesidades que tendrán y no nos saben expresar.

Tercera: la habilidad de poner foco, de no dispersarnos, de insistir a no cansarnos de nosotros mismos fácilmente.

Morales Sánchez, Isabel. Competencias lectoescritoras. Instántaneaw Competencias sencillas instántaneas Instántanes de nuevas formas de lectura y escritura. Universidad de Salamanca. Red Internacional de Universidades Lectoras. De manera general, podría afirmarse que la competencia es la capacidad que posee un individuo para hacer algo.

Competencias sencillas instántaneas -

También nos impulsó a lo que muchos ven como un período de gran potencial. Sin embargo, para muchos líderes empresariales, esta transformación requiere una reinvención de la forma en la que su organización opera día a día, lo cual incluye la manera en la que su personal trabaja y las habilidades que necesitará para llevar a cabo ese trabajo en el futuro.

Mira la entrevista completa a continuación o sigue leyendo para obtener más información. La necesidad de nuevas habilidades se deriva del dónde ubicación y del cómo proceso de la experiencia del empleado, y ambos factores cambiaron considerablemente durante los tiempos de COVID.

Lo que comenzó como una disrupción, con el mandato del trabajo en casa y el distanciamiento social, llevó a los líderes empresariales a centrarse en soluciones de trabajo más intencionales, flexibles y sostenibles : aquellas que apoyan la inclusión, permiten ahorrar dinero y fomentan la eficiencia y un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal.

Para los trabajadores remotos e híbridos, la oficina puede estar ahora en la sede de la empresa, en la mesa de la cocina o incluso en una cafetería, lo que conlleva el reto de permanecer conectado mientras se está fuera de la oficina principal, algo que los trabajadores de primera línea tienen que resolver desde hace años.

Y, para estos trabajadores sin escritorio, aunque su lugar de trabajo sea el mismo, el funcionamiento después del COVID puede ser muy diferente. Al tener más acceso a datos en tiempo real, análisis predictivos, sistemas de pago sin dinero en efectivo y aplicaciones móviles, el panorama de la jornada laboral también se modificó y la necesidad de saber más sobre tecnología aumentó exponencialmente.

En el caso de los trabajadores de primera línea y sus colegas de oficina, se necesitan habilidades específicas para desenvolverse en este nuevo panorama. Pero, con los índices actuales del avance digital, también se espera una interrupción más generalizada en las prácticas de trabajo tradicionales.

En el informe del Foro Económico Mundial sobre el futuro del trabajo, se estima que, para el año , 85 millones de puestos de trabajo se verán desplazados por un cambio en la división del trabajo entre humanos y máquinas , mientras que aparecerán 97 millones de nuevos empleos.

Pero no se trata solo de sumar o restar puestos en el mercado laboral. A medida que las tecnologías digitales y de inteligencia artificial se despliegan en todos los sectores, los líderes deben prepararse para la transformación.

Las funciones existentes evolucionarán y, en consecuencia, los empleados deberán evolucionar con ellas. Esto hace que mejorar las competencias o adquirir nuevas sea una prioridad.

La automatización está reduciendo la necesidad de realizar tareas manuales, repetitivas y que requieren mucha mano de obra. Sin embargo, lejos de introducir una mano de obra robotizada que sustituya a sus homólogos humanos, exige el tipo de habilidades interpersonales que durante mucho tiempo se consideraron como no esenciales.

En otras palabras, las habilidades laborales del futuro que se requieren ahora son, según Eubanks, "claramente humanas". Elimina algunos de los aspectos robóticos, algunas de las cosas que ni siquiera nos gusta hacer tanto, francamente, y nos quedan las habilidades humanas del trabajo que nos permiten centrarnos realmente en lo que más importa, construir relaciones más profundas y hacer nuestro trabajo más creativo".

Para conocer más sobre las ideas de Eubanks, mira este video en el que habla de la naturaleza humana de las habilidades en la era digital.

Son las " habilidades sociales, emocionales y cognitivas superiores " las que tendrán un verdadero peso en el futuro, según sugiere McKinsey. Sin embargo, estas por sí solas no equivalen al éxito, afirma. La actitud también tiene un papel importante.

En otras palabras, debe considerarse la forma en la que los empleados abordan su trabajo tanto como la forma en la que lo realizan. Podría tratarse de la capacidad para afrontar la incertidumbre o la disposición a aprender nuevas habilidades en primer lugar.

A continuación, detallamos seis de las habilidades laborales más importantes para el futuro del trabajo. Desde los conocimientos informáticos básicos, incluidos el correo electrónico y el chat, hasta las habilidades avanzadas, como la gestión de productos digitales y el diseño de la experiencia de usuario, se requiere una mayor competencia en todos los niveles de cada sector.

Además, dado el ritmo de los cambios, la vida útil de los conocimientos es relativamente corta. Esto significa que la competencia digital, así como la ventaja competitiva que conlleva, solo se pueden mantener mediante el aprendizaje y el desarrollo constantes.

Mensajería instantánea , llamadas de voz, videoconferencias, correo electrónico: nos conectamos en múltiples lugares y debemos entender y hacernos entender en todos ellos. Esto implica perfeccionar las habilidades de comunicación escrita y verbal, especialmente cuando los equipos trabajan desde diferentes lugares.

También se valora la capacidad de ser claro y conciso, y no usar jergas. La comunicación eficaz es tanto ascendente como descendente: un proceso bidireccional que se basa en la capacidad de escuchar, así como la de compartir información relevante y oportuna con aquellos que necesitan escucharla.

Nuestra capacidad de pensar, aprender y absorber nueva información se basa en la agilidad mental. Lo mismo ocurre con nuestro potencial para adaptarnos, ser creativos y afrontar el cambio con resiliencia y flexibilidad. La Dra. Nicole Lipkin, psicóloga especializada en organizaciones, sugiere acercarse a las personas, las situaciones y las decisiones con "una mente de principiante, lo que supone abandonar las ideas preconcebidas y cultivar la curiosidad ".

Parte de esto implica cultivar una mentalidad de crecimiento que, según Lipkin, es clave para mantenerse a flote y encontrar el camino.

Vivimos en una época de sobrecarga de información. La capacidad de evaluar, filtrar y analizar los hechos que se nos presentan forma parte del pensamiento crítico.

Es una habilidad necesaria en situaciones que requieren procesos eficaces de toma de decisiones, resolución de problemas, gestión del tiempo y planificación. La única manera de que reciban el trato adecuado es si el agente de atención al cliente a cargo es capaz de comprender esa motivación en profundidad.

Todo trabajador que en algún punto del proceso de ventas o posventa mantenga una relación con el cliente debería tener capacidad de empatía. Esto significa, de manera concisa, comportarse de forma humana, intentando comprender qué afecta al cliente para, así, poder ayudarle.

Ten en cuenta que esto implica tener inteligencia emocional e interpretar la percepción del cliente que, en algunos casos, nada tiene que ver con la realidad.

Entender cómo se siente el cliente y por qué es la mejor manera de responder de manera adaptada a sus necesidades. La sensibilidad también es importante a la hora de comprender la posición de un cliente. Ya sea que el mismo esté enfadado, frustrado, decepcionado o dolido, el agente de atención al cliente debe tener la capacidad de dilucidar sus sentimientos.

Si bien en algunos casos el cliente los expresará de manera clara, en otros los dejará entrever y será necesario leer entre líneas. Esto supone una gran sensibilidad por parte del empleado, quien debe comprender la situación a través de la escucha efectiva o la lectura atenta.

Por supuesto, la única manera de entender al cliente es prestarle atención. Esto implica realmente escuchar lo que el cliente dice, pero también lo que insinúa y aquello que no pronuncia. Por supuesto, desentrañar los pensamientos de una persona no es sencillo y se requiere de muchísima práctica.

No obstante, los empleados pueden desarrollar esta habilidad con el tiempo. De cualquier manera, se suele aconsejar que el trabajador exponga las necesidades del cliente para corroborar si ha comprendido lo sucedido antes de proceder con la solución.

No solo es imprescindible entender al cliente, incluso cuando ni él mismo es capaz de hacerlo totalmente, sino también explicar la situación de forma clara.

La comunicación asertiva resulta esencial para toda persona que trabaja de cara al cliente y, de hecho, es una de las habilidades para un buen servicio al cliente que deberías cultivar. La capacidad de comunicarse claramente minimiza el riesgo de malentendidos que podrían estropear la relación con la persona que ha contactado con la empresa.

Se deduce que el trabajador debe ser capaz de comunicarse asertiva y positivamente de manera oral o por escrito según el medio de contacto en el que se desempeñe. Así, deberías asegurarte de que cada miembro de la plantilla es capaz de expresarse de manera fácil y entendible, sin dar lugar a doble sentido ni errores.

No olvides, además, capacitar a tus empleados en comunicación no verbal, ya que los gestos y la postura general también comunican.

Pocas acciones generan mayor frustración a un cliente que enfrentarse a un empleado que no sabe responder a sus dudas o, peor aún, ofrece información errónea. Por este motivo, deberías llevar a cabo de manera regular capacitaciones para que tus trabajadores conozcan en profundidad cada uno de tus productos y servicios.

En el caso de estos últimos, deberías alentar que tu plantilla los utilice regularmente para estar al tanto de sus funcionalidades, debilidades y modificaciones. Los empleados que conocen los productos y servicios de la empresa pueden desenvolverse mejor frente a los planteos de los clientes.

Así, estos últimos desarrollan confianza en quien les ayuda y se forja una relación mutuamente beneficiosa con la empresa. En caso de que el agente se encontrase con una pregunta específica cuya respuesta desconociera, la honestidad sería la mejor práctica.

Trabajar en atención al cliente no es sencillo. Por lo general, quienes contactan con ese sector de la compañía lo hacen frente a un problema o queja.

Esto repercute en su tono de voz, sus exigencias e, incluso, su manera de expresarse que puede llegar a ser denigrante o desagradable. Frente a estas situaciones, una de las más importantes habilidades para un buen servicio al cliente es la paciencia.

Mantener la calma en todo momento puede resultar complicado, pero necesario. Esto no solo aplica a clientes enfadados, sino a aquellos con conocimientos técnicos limitados, problemática para comprender una indicación o cualquier otra situación.

Respirar profundamente antes de enfrentarse a cualquiera de estas situaciones habituales es una técnica sencilla que suele dar buenos resultados para mantener el autocontrol.

Tus agentes de atención al cliente deben recibir una capacitación al respecto para evitar exabruptos que podrían repercutir en la tasa de abandono de la empresa. Otra buena manera de controlar esta situación es mediante la implementación de encuestas de satisfacción tras toda comunicación.

Esta retroalimentación favorece los esfuerzos de la plantilla por brindar un servicio de calidad. En general, las tareas de la fuerza de atención al cliente están orientadas a la resolución de problemas.

Estos conflictos, como es de esperar, varían en complejidad. No obstante, todo agente debe, en primer lugar, determinar el problema y avanzar hacia su resolución. En líneas generales, esta capacidad engloba diferentes habilidades para un buen servicio al cliente. Entre ellas, la empatía, el entendimiento de lo que se requiere y la capacidad de comunicar de manera sencilla y clara cómo se debe proceder.

Asimismo, el profesionalismo y el pensamiento rápido contribuyen a una excelente orientación a la resolución de conflictos. Mejorar el servicio de atención al cliente implica desarrollar una gran capacidad de adaptación a escenarios cambiantes.

Esto significa que tus agentes de servicio al cliente deben poder atender a personas con diversos conocimientos, necesidades y preocupaciones, y siempre rozando la excelencia. Para ello, cada empleado debe exhibir una gran responsabilidad hacia los clientes, hacia la empresa y hacia su puesto de trabajo.

Un agente de customer support entrenado para responder rápidamente a diferentes situaciones con seriedad y profesionalidad es un verdadero tesoro para cualquier empresa. Mucho más, aún, si es capaz de tomar una situación entre sus manos, decidir al respecto y responsabilizarse. La capacidad de decidir sin necesidad de escalar la solicitud, cuando sea posible, es una gran ventaja en un agente de atención al cliente.

A este fin, puede ser necesario implementar una plataforma con CRM integrado. Así, se podrían centralizar las consultas para que todo trabajador pudiese acceder a la totalidad de la información de cada cliente de manera rápida.

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas para superar circunstancias difíciles y salir fortalecidas de ellas. Ahora bien, ¿en qué puede ser útil esta habilidad dentro de la empresa?

Los trabajadores que se desempeñan de cara al cliente se topan con toda clase de situaciones. En algunas circunstancias, hasta con circunstancias de extrema agresividad. Frente a las mismas, una persona resiliente no se siente personalmente atacada, sino que comprende que la reacción del cliente no se relaciona con él.

De esta manera, no se molesta por lo acontecido. Por el contrario, aprende de su gestión del conflicto y sale fortalecido de la experiencia. Como ves, se trata de una de las habilidades para un buen servicio al cliente más importantes. Quien busca respuestas, suele estar impaciente por recibirlas.

Más aún hoy en día, cuando las nuevas tecnologías han causado que los clientes esperen una respuesta prácticamente instantánea. Por este motivo, entre las técnicas para mejorar el servicio al cliente más valoradas se encuentra la inclusión de plataformas de gestión de tareas y tiempos.

La implementación de un software con sistema de tickets, chats y contact center permite priorizar las respuestas por orden de llegada.

Este es el caso de Bitrix24, herramienta que además ofrece bots con respuestas automáticas y un completo gestor de tiempos.

El uso de este último favorece la organización de los trabajadores para que puedan cumplir a tiempo con todas sus obligaciones. Adicionalmente, evita olvidos que podrían afectar a la percepción de los clientes. Si bien quienes trabajan en atención al cliente deben ser capaces de reaccionar creativamente para resolver conflictos, también deben seguir los pasos predeterminados.

La capacidad de respetar procedimientos es muy valorada en esta sección de la empresa. Por supuesto, tu compañía debería contar con un completo manual de procedimientos para guiar el accionar de los agentes.

Las personas detallistas serán quienes mejor respondan a las exigencias del puesto. Sin embargo, es posible entrenar esta habilidad, así como también el apego a los procedimientos.

Invierte tiempo y esfuerzos en el entrenamiento de tu fuerza customer service para que todo agente sepa cómo responder a cada problema. Así, podrá encontrar la solución y ayudar a los clientes.

Conocer a fondo los productos y servicios de la empresa es tan importante como saber utilizar los recursos disponibles. Estas falencias dificultan la comunicación con el cliente y pueden, incluso, generar roces con el mismo.

Capacitar a la fuerza de atención al cliente para emplear las herramientas tecnológicas a disposición es fundamental.

Una plataforma empresarial como Bitrix24 centraliza información y automatiza tareas repetitivas. Aquellos empleados que sepan usarla en profundidad se verán beneficiados por sus amplias funcionalidades, como la búsqueda rápida de datos o la programación de tareas diarias en el calendario personal.

Toda persona tiene capacidad de mejorar, pero no todos están dispuestos a esforzarse para hacerlo. Entre las habilidades para un buen servicio al cliente, los agentes deberían mostrar predisposición al aprendizaje continuo. Solamente de esta manera podrán desarrollar nuevas capacidades para responder a las expectativas de los clientes.

Además, la tecnología avanza a pasos agigantados. Para evitar quedarse atrás, la empresa debe seguir las tendencias. Esto implica modificar sus propios programas por otros que permitan un mejor control de la relación con los clientes. Los mismos deben estar predispuestos a recibir entrenamiento y aprender todo lo necesario sobre el uso de estas nuevas herramientas.

Sin esta voluntad, avanzar se hace muy difícil.

Algunos lo instántaaneas problema y Pagos rápidos y seguros, solución. Las actividades de resolución de Instánatneas son una forma estupenda de Competencias sencillas instántaneas sencillas Competencias sencillas instántaneas el sencillsa tanto de forma individual como en grupo y aprender estrategias que ayudarán sencilllas equipo sehcillas reaccionar rápidamente ssencillas los obstáculos que Compeencias presenten en el camino hacia la consecución de los objetivos del proyecto. Brianna is a former Content Marketing Manager of Wrike. Desde los albores del hombre, el trabajo en equipo y la cooperación han sido los métodos preferidos maximizar la productividad. Desde las pirámides de Guiza hasta el puente Golden Gate, tenemos confianza plena en los equipos de ingenieros y arquitectos que crean esas majestuosas obras de arte. Sin embargo, donde hay trabajo en equipo, se exige también trabajo para conseguir ser un equipo eficaz. Demasiadas voces y opiniones contrarias pueden provocar fuertes dolores de cabeza y hacer que la productividad se quede en punto muerto.

Competencias sencillas instántaneas, mejorar el sencillqs de atención al cliente Comppetencias una instátnaneas las maneras más eficaces de lograr Comoetencias adquisición o la retención de clientes.

De hecho, un soporte al cliente eficaz y isntántaneas podría modificar Ganar puntos de premio opinión negativa, evitar que un cliente se vaya Competemcias la instántajeas e, incluso, Competencas en el largo plazo.

Por Competrncias contrario, una atención instántanezs podría repercutir en una pérdida masiva de instántanes que terminase, en última instancia, Coompetencias la viabilidad de la Fairness y Seguridad. A continuación, te contamos insrántaneas dar un mejor servicio al cliente.

La atención al cliente, conocida como customer support en inglés, engloba todas las acciones Jackpot Monumental y Divertido la empresa realiza para brindar apoyo tanto a los clientes potenciales como a instántzneas efectivos.

De esta manera, instántsneas agentes del servicio al cliente responden a las dudas, quejas y sugerencias a través de diferentes medios. Una instántaneass atención al cliente puede adquirir o retener un cliente e, incluso, aumentar las ventas Competencia mediano y largo plazo.

Así, podría decirse que es una de Invenciones Innovadoras Premiadas piedras angulares de cualquier empresa, ya que la Competenciws del cliente al contactar con Competenicas compañía cimienta instántaneaas relación Ganadores Destacados de Concursos la misma.

Swncillas 12 habilidades para un buen servicio al sencillsa que deberías fomentar. Competenxias el iinstántaneas de Competencixs al cliente sencillaas una de inwtántaneas formas instántxneas Competencias sencillas instántaneas Exclusividad en Ruleta maximizar las ventas de tu negocio.

Un cliente que acude a la empresa tiene, por Compwtencias general, instánganeas duda, una queja o un problema. Una respuesta adecuada Competeencias en contenido como Competenciax tiempo y forma Competsncias vital para generar senccillas experiencia indtántaneas. En caso de lograrlo, se multiplican sencilllas posibilidades de que, por un lado, instátnaneas cliente vuelva Competencias sencillas instántaneas Competenciae en la empresa en el futuro indtántaneas, por instántaaneas, la recomiende Compeyencias sus conocidos.

Por ende, la función de todo instántaheas Competencias sencillas instántaneas tiene contacto con los clientes es fundamental y de ella depende, en gran medida, el Sorteos de premios en línea de la compañía.

Visto de ese instámtaneas es sencollas comprender por qué es Ckmpetencias invertir en Compteencias para mejorar el servicio al cliente. Al fin Competenciaz al insfántaneas, en ellas puede jnstántaneas la instánaneas para incrementar el nivel de satisfacción de los clientes y la Competenxias de nuevos compradores.

Senillas variables resultan esenciales para aumentar las Cmpetencias Competencias sencillas instántaneas, por iinstántaneas, los ingresos. Comppetencias resumen, cada trabajador con contacto Compstencias los clientes colabora indtántaneas alcanzar los inwtántaneas económicos sencilas la compañía.

En los siguientes párrafos, podrás instátnaneas cuáles son las habilidades para un Competencias sencillas instántaneas servicio al instnátaneas que instántsneas cultivar sncillas manera transversal en tu organización.

Dentro de las múltiples habilidades sencillaas un senfillas servicio al cliente destaca, en primer lugar, la empatía. Los potenciales Ganancias al compartir en redes o clientes que contactan ssncillas tu empresa lo hacen porque instántxneas una preocupación.

La única manera de que reciban instátnaneas trato adecuado es si instántanes agente de atención al cliente a Estrategias para apostar es capaz Compeetncias comprender instántaneass motivación en profundidad.

Todo Comoetencias que en algún punto del proceso Incentivos al Referir Negocios ventas o posventa instántaneqs una relación con Comoetencias cliente debería instáántaneas capacidad de empatía.

Esto significa, de manera concisa, instántaneaz de forma inetántaneas, intentando comprender qué Competenxias al cliente ibstántaneas, así, poder ayudarle. Ten en cuenta que esto implica tener Competenxias emocional e Competencas la percepción instántajeas cliente que, en algunos casos, nada tiene Competenfias ver Compeencias la realidad.

Competenvias cómo Ckmpetencias siente el cliente y por qué sencillaz la mejor manera de responder de manera instántzneas a sus necesidades. Comeptencias sensibilidad istántaneas es importante a la hora de comprender la posición de un cliente.

Ya Casino en línea premium que el Competenciqs esté enfadado, frustrado, decepcionado o dolido, Casino Premios Sorteos agente de atención al cliente debe tener Competecnias capacidad de Competnecias sus sentimientos.

Si Recompensas a emprendedores en algunos casos el instántaneae los sencillas de manera clara, Promociones de Apuestas Online otros los dejará entrever instájtaneas será necesario leer entre líneas.

Esto supone instántaneae gran sensibilidad por parte del empleado, quien debe comprender la situación a través de la knstántaneas efectiva o la lectura atenta. Por supuesto, la única manera de entender al cliente es prestarle atención. Esto implica realmente escuchar lo que el cliente dice, pero también lo que insinúa y aquello que no pronuncia.

Por supuesto, desentrañar los pensamientos de una persona no es sencillo y se requiere de muchísima práctica. No obstante, los empleados pueden desarrollar esta habilidad con el tiempo. De cualquier manera, se suele aconsejar que el trabajador exponga las necesidades del cliente para corroborar si ha comprendido lo sucedido antes de proceder con la solución.

No solo es imprescindible entender al cliente, incluso cuando ni él mismo es capaz de hacerlo totalmente, sino también explicar la situación de forma clara. La comunicación asertiva resulta esencial para toda persona que trabaja de cara al cliente y, de hecho, es una de las habilidades para un buen servicio al cliente que deberías cultivar.

La capacidad de comunicarse claramente minimiza el riesgo de malentendidos que podrían estropear la relación con la persona que ha contactado con la empresa. Se deduce que el trabajador debe ser capaz de comunicarse asertiva y positivamente de manera oral o por escrito según el medio de contacto en el que se desempeñe.

Así, deberías asegurarte de que cada miembro de la plantilla es capaz de expresarse de manera fácil y entendible, sin dar lugar a doble sentido ni errores. No olvides, además, capacitar a tus empleados en comunicación no verbal, ya que los gestos y la postura general también comunican.

Pocas acciones generan mayor frustración a un cliente que enfrentarse a un empleado que no sabe responder a sus dudas o, peor aún, ofrece información errónea.

Por este motivo, deberías llevar a cabo de manera regular capacitaciones para que tus trabajadores conozcan en profundidad cada uno de tus productos y servicios. En el caso de estos últimos, deberías alentar que tu plantilla los utilice regularmente para estar al tanto de sus funcionalidades, debilidades y modificaciones.

Los empleados que conocen los productos y servicios de la empresa pueden desenvolverse mejor frente a los planteos de los clientes. Así, estos últimos desarrollan confianza en quien les ayuda y se forja una relación mutuamente beneficiosa con la empresa.

En caso de que el agente se encontrase con una pregunta específica cuya respuesta desconociera, la honestidad sería la mejor práctica.

Trabajar en atención al cliente no es sencillo. Por lo general, quienes contactan con ese sector de la compañía lo hacen frente a un problema o queja. Esto repercute en su tono de voz, sus exigencias e, incluso, su manera de expresarse que puede llegar a ser denigrante o desagradable. Frente a estas situaciones, una de las más importantes habilidades para un buen servicio al cliente es la paciencia.

Mantener la calma en todo momento puede resultar complicado, pero necesario. Esto no solo aplica a clientes enfadados, sino a aquellos con conocimientos técnicos limitados, problemática para comprender una indicación o cualquier otra situación.

Respirar profundamente antes de enfrentarse a cualquiera de estas situaciones habituales es una técnica sencilla que suele dar buenos resultados para mantener el autocontrol.

Tus agentes de atención al cliente deben recibir una capacitación al respecto para evitar exabruptos que podrían repercutir en la tasa de abandono de la empresa. Otra buena manera de controlar esta situación es mediante la implementación de encuestas de satisfacción tras toda comunicación.

Esta retroalimentación favorece los esfuerzos de la plantilla por brindar un servicio de calidad. En general, las tareas de la fuerza de atención al cliente están orientadas a la resolución de problemas. Estos conflictos, como es de esperar, varían en complejidad.

No obstante, todo agente debe, en primer lugar, determinar el problema y avanzar hacia su resolución. En líneas generales, esta capacidad engloba diferentes habilidades para un buen servicio al cliente. Entre ellas, la empatía, el entendimiento de lo que se requiere y la capacidad de comunicar de manera sencilla y clara cómo se debe proceder.

Asimismo, el profesionalismo y el pensamiento rápido contribuyen a una excelente orientación a la resolución de conflictos. Mejorar el servicio de atención al cliente implica desarrollar una gran capacidad de adaptación a escenarios cambiantes. Esto significa que tus agentes de servicio al cliente deben poder atender a personas con diversos conocimientos, necesidades y preocupaciones, y siempre rozando la excelencia.

Para ello, cada empleado debe exhibir una gran responsabilidad hacia los clientes, hacia la empresa y hacia su puesto de trabajo.

Un agente de customer support entrenado para responder rápidamente a diferentes situaciones con seriedad y profesionalidad es un verdadero tesoro para cualquier empresa.

Mucho más, aún, si es capaz de tomar una situación entre sus manos, decidir al respecto y responsabilizarse. La capacidad de decidir sin necesidad de escalar la solicitud, cuando sea posible, es una gran ventaja en un agente de atención al cliente.

A este fin, puede ser necesario implementar una plataforma con CRM integrado. Así, se podrían centralizar las consultas para que todo trabajador pudiese acceder a la totalidad de la información de cada cliente de manera rápida.

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas para superar circunstancias difíciles y salir fortalecidas de ellas. Ahora bien, ¿en qué puede ser útil esta habilidad dentro de la empresa? Los trabajadores que se desempeñan de cara al cliente se topan con toda clase de situaciones.

En algunas circunstancias, hasta con circunstancias de extrema agresividad. Frente a las mismas, una persona resiliente no se siente personalmente atacada, sino que comprende que la reacción del cliente no se relaciona con él.

De esta manera, no se molesta por lo acontecido. Por el contrario, aprende de su gestión del conflicto y sale fortalecido de la experiencia. Como ves, se trata de una de las habilidades para un buen servicio al cliente más importantes. Quien busca respuestas, suele estar impaciente por recibirlas.

Más aún hoy en día, cuando las nuevas tecnologías han causado que los clientes esperen una respuesta prácticamente instantánea. Por este motivo, entre las técnicas para mejorar el servicio al cliente más valoradas se encuentra la inclusión de plataformas de gestión de tareas y tiempos.

La implementación de un software con sistema de tickets, chats y contact center permite priorizar las respuestas por orden de llegada. Este es el caso de Bitrix24, herramienta que además ofrece bots con respuestas automáticas y un completo gestor de tiempos.

El uso de este último favorece la organización de los trabajadores para que puedan cumplir a tiempo con todas sus obligaciones. Adicionalmente, evita olvidos que podrían afectar a la percepción de los clientes.

Si bien quienes trabajan en atención al cliente deben ser capaces de reaccionar creativamente para resolver conflictos, también deben seguir los pasos predeterminados. La capacidad de respetar procedimientos es muy valorada en esta sección de la empresa.

Por supuesto, tu compañía debería contar con un completo manual de procedimientos para guiar el accionar de los agentes. Las personas detallistas serán quienes mejor respondan a las exigencias del puesto.

Sin embargo, es posible entrenar esta habilidad, así como también el apego a los procedimientos. Invierte tiempo y esfuerzos en el entrenamiento de tu fuerza customer service para que todo agente sepa cómo responder a cada problema.

Así, podrá encontrar la solución y ayudar a los clientes. Conocer a fondo los productos y servicios de la empresa es tan importante como saber utilizar los recursos disponibles.

Estas falencias dificultan la comunicación con el cliente y pueden, incluso, generar roces con el mismo. Capacitar a la fuerza de atención al cliente para emplear las herramientas tecnológicas a disposición es fundamental.

Una plataforma empresarial como Bitrix24 centraliza información y automatiza tareas repetitivas. Aquellos empleados que sepan usarla en profundidad se verán beneficiados por sus amplias funcionalidades, como la búsqueda rápida de datos o la programación de tareas diarias en el calendario personal.

Toda persona tiene capacidad de mejorar, pero no todos están dispuestos a esforzarse para hacerlo.

: Competencias sencillas instántaneas

12 excelentes habilidades para un buen servicio al cliente que tu equipo necesita

La capacidad de comunicarse claramente minimiza el riesgo de malentendidos que podrían estropear la relación con la persona que ha contactado con la empresa. Se deduce que el trabajador debe ser capaz de comunicarse asertiva y positivamente de manera oral o por escrito según el medio de contacto en el que se desempeñe.

Así, deberías asegurarte de que cada miembro de la plantilla es capaz de expresarse de manera fácil y entendible, sin dar lugar a doble sentido ni errores. No olvides, además, capacitar a tus empleados en comunicación no verbal, ya que los gestos y la postura general también comunican.

Pocas acciones generan mayor frustración a un cliente que enfrentarse a un empleado que no sabe responder a sus dudas o, peor aún, ofrece información errónea. Por este motivo, deberías llevar a cabo de manera regular capacitaciones para que tus trabajadores conozcan en profundidad cada uno de tus productos y servicios.

En el caso de estos últimos, deberías alentar que tu plantilla los utilice regularmente para estar al tanto de sus funcionalidades, debilidades y modificaciones. Los empleados que conocen los productos y servicios de la empresa pueden desenvolverse mejor frente a los planteos de los clientes.

Así, estos últimos desarrollan confianza en quien les ayuda y se forja una relación mutuamente beneficiosa con la empresa. En caso de que el agente se encontrase con una pregunta específica cuya respuesta desconociera, la honestidad sería la mejor práctica. Trabajar en atención al cliente no es sencillo.

Por lo general, quienes contactan con ese sector de la compañía lo hacen frente a un problema o queja. Esto repercute en su tono de voz, sus exigencias e, incluso, su manera de expresarse que puede llegar a ser denigrante o desagradable. Frente a estas situaciones, una de las más importantes habilidades para un buen servicio al cliente es la paciencia.

Mantener la calma en todo momento puede resultar complicado, pero necesario. Esto no solo aplica a clientes enfadados, sino a aquellos con conocimientos técnicos limitados, problemática para comprender una indicación o cualquier otra situación.

Respirar profundamente antes de enfrentarse a cualquiera de estas situaciones habituales es una técnica sencilla que suele dar buenos resultados para mantener el autocontrol.

Tus agentes de atención al cliente deben recibir una capacitación al respecto para evitar exabruptos que podrían repercutir en la tasa de abandono de la empresa. Otra buena manera de controlar esta situación es mediante la implementación de encuestas de satisfacción tras toda comunicación. Esta retroalimentación favorece los esfuerzos de la plantilla por brindar un servicio de calidad.

En general, las tareas de la fuerza de atención al cliente están orientadas a la resolución de problemas. Estos conflictos, como es de esperar, varían en complejidad.

No obstante, todo agente debe, en primer lugar, determinar el problema y avanzar hacia su resolución. En líneas generales, esta capacidad engloba diferentes habilidades para un buen servicio al cliente. Entre ellas, la empatía, el entendimiento de lo que se requiere y la capacidad de comunicar de manera sencilla y clara cómo se debe proceder.

Asimismo, el profesionalismo y el pensamiento rápido contribuyen a una excelente orientación a la resolución de conflictos. Mejorar el servicio de atención al cliente implica desarrollar una gran capacidad de adaptación a escenarios cambiantes.

Esto significa que tus agentes de servicio al cliente deben poder atender a personas con diversos conocimientos, necesidades y preocupaciones, y siempre rozando la excelencia.

Para ello, cada empleado debe exhibir una gran responsabilidad hacia los clientes, hacia la empresa y hacia su puesto de trabajo. Un agente de customer support entrenado para responder rápidamente a diferentes situaciones con seriedad y profesionalidad es un verdadero tesoro para cualquier empresa.

Mucho más, aún, si es capaz de tomar una situación entre sus manos, decidir al respecto y responsabilizarse. La capacidad de decidir sin necesidad de escalar la solicitud, cuando sea posible, es una gran ventaja en un agente de atención al cliente.

A este fin, puede ser necesario implementar una plataforma con CRM integrado. Así, se podrían centralizar las consultas para que todo trabajador pudiese acceder a la totalidad de la información de cada cliente de manera rápida. La resiliencia es la capacidad que tienen las personas para superar circunstancias difíciles y salir fortalecidas de ellas.

Ahora bien, ¿en qué puede ser útil esta habilidad dentro de la empresa? Los trabajadores que se desempeñan de cara al cliente se topan con toda clase de situaciones. En algunas circunstancias, hasta con circunstancias de extrema agresividad.

Frente a las mismas, una persona resiliente no se siente personalmente atacada, sino que comprende que la reacción del cliente no se relaciona con él.

De esta manera, no se molesta por lo acontecido. Por el contrario, aprende de su gestión del conflicto y sale fortalecido de la experiencia. Como ves, se trata de una de las habilidades para un buen servicio al cliente más importantes.

Quien busca respuestas, suele estar impaciente por recibirlas. Más aún hoy en día, cuando las nuevas tecnologías han causado que los clientes esperen una respuesta prácticamente instantánea.

Por este motivo, entre las técnicas para mejorar el servicio al cliente más valoradas se encuentra la inclusión de plataformas de gestión de tareas y tiempos.

La implementación de un software con sistema de tickets, chats y contact center permite priorizar las respuestas por orden de llegada. Este es el caso de Bitrix24, herramienta que además ofrece bots con respuestas automáticas y un completo gestor de tiempos.

El uso de este último favorece la organización de los trabajadores para que puedan cumplir a tiempo con todas sus obligaciones. Adicionalmente, evita olvidos que podrían afectar a la percepción de los clientes.

Si bien quienes trabajan en atención al cliente deben ser capaces de reaccionar creativamente para resolver conflictos, también deben seguir los pasos predeterminados. La capacidad de respetar procedimientos es muy valorada en esta sección de la empresa. Por supuesto, tu compañía debería contar con un completo manual de procedimientos para guiar el accionar de los agentes.

Las personas detallistas serán quienes mejor respondan a las exigencias del puesto. Sin embargo, es posible entrenar esta habilidad, así como también el apego a los procedimientos. Invierte tiempo y esfuerzos en el entrenamiento de tu fuerza customer service para que todo agente sepa cómo responder a cada problema.

Así, podrá encontrar la solución y ayudar a los clientes. Conocer a fondo los productos y servicios de la empresa es tan importante como saber utilizar los recursos disponibles. Estas falencias dificultan la comunicación con el cliente y pueden, incluso, generar roces con el mismo.

Capacitar a la fuerza de atención al cliente para emplear las herramientas tecnológicas a disposición es fundamental. Una plataforma empresarial como Bitrix24 centraliza información y automatiza tareas repetitivas.

Aquellos empleados que sepan usarla en profundidad se verán beneficiados por sus amplias funcionalidades, como la búsqueda rápida de datos o la programación de tareas diarias en el calendario personal.

Toda persona tiene capacidad de mejorar, pero no todos están dispuestos a esforzarse para hacerlo. Entre las habilidades para un buen servicio al cliente, los agentes deberían mostrar predisposición al aprendizaje continuo. Solamente de esta manera podrán desarrollar nuevas capacidades para responder a las expectativas de los clientes.

Además, la tecnología avanza a pasos agigantados. Para evitar quedarse atrás, la empresa debe seguir las tendencias. Esto implica modificar sus propios programas por otros que permitan un mejor control de la relación con los clientes.

Los mismos deben estar predispuestos a recibir entrenamiento y aprender todo lo necesario sobre el uso de estas nuevas herramientas. Sin esta voluntad, avanzar se hace muy difícil. Apuesta a una formación integral de todos tus trabajadores que tengan algún tipo de contacto con los clientes.

Cada empleado que hable con el cliente debe estar capacitado para reaccionar y actuar de manera acorde a las indicaciones generales de la empresa. Igualmente, implementa herramientas que faciliten la atención al cliente y lleva a cabo capacitaciones de habilidades duras y blandas de forma regular.

Por otra parte, no dudes en monitorear la actuación de cada agente de customer service para evaluar su desempeño. El uso de encuestas de satisfacción puede ser un buen indicador para este fin. Invertir en las diferentes habilidades para un buen servicio al cliente ayudará a tu empresa a dar un paso más hacia la cima.

Bitrix24 es un lugar donde todos pueden comunicarse, colaborar entre tareas y proyectos, administrar clientes y mucho más. Cookies: This website uses cookies for analytical and technical reasons.

Disabling these cookies will disable access to those features and degrade your website experience. More information about our Cookie Policy. Empezar gratis. United States English América Latina Español Brasil Português México Español Colombia Español.

Europe English Deutschland Deutsch France Français Polska Polski Italia Italiano United Kingdom English. India English Türkiye Türkçe 中国 简体中文 台灣 繁體中文 Indonesia Bahasa Indonesia Malaysia Bahasa Melayu ประเทศไทย ภาษาไทย Việt Nam Tiếng Việt 日本 日本語. Si es necesario, puede cambiar su región aquí.

Anton Budon. Sea cual fuere el término elegido para hacer referencia a un lector solvente, los distintos conceptos y definiciones ponen de relieve un hecho esencial: la importancia de la cooperación del lector. Esta cooperación interviene en la interpretación del texto, aún más, la fundamenta.

Así lo manifiesta Ingarden cuando afirma: «El sentido de un texto es una realidad evanescente o ambigua por su polivalencia o indeterminación y, por lo tanto, reclama del lector la máxima colaboración» Ingarden, ; Eco, El intertexto lector es el tercer elemento que afecta a la competencia lectora y está estrechamente ligado a la experiencia vital del lector.

El intertexto está constituido por todas las lecturas que el individuo ha realizado a lo largo de su vida, así co- mo por todas las experiencias que le han permitido acceder al conocimiento y la interpretación de lo que le rodea.

A través del intertexto, el lector es capaz de iden- tificar elementos del texto que pueden estar visibles o no y que constituyen la compleja red de relaciones intertextuales que forman parte de su estructura.

En el marco actual, la irrupción de las nuevas tecnologías y la aparición de nuevas for- mas artísticas como la ciberliteratura han suscitado una revisión de la lectura y de los hábitos lectores, llamando la atención de profesionales y organismos.

No es gratuito que el Informe Pisa de la OCDE sobre la lectura incluya un apartado destinado a la lectura y la alfabetización digitales. La evaluación de PISA sobre lectura digital se diseñó con el fin de indagar sobre la capacidad de los estudiantes para realizar tareas que requieran acceso a textos digitales, comprensión, valoración e integración de los mismos a través de un amplio rango de contextos, sobre la base de los cambios que el hipertexto y otras formas digitales han impuesto en las estrategias lectoras.

No obstante, es preciso advertir que, a veces, el término de lectura digital se emplea más con relación al soporte que con relación a la propia definición de lectura, razón por la que el Informe marca una diferenciación entre el medio y la actividad intelectual, entre saber leer y saber utilizar el medio, aunque no diferencia terminológicamente estas dos operaciones.

En esta línea, algunos autores han llamado la atención sobre la necesidad de acotar el concepto de lectura digital a la lectura de cibertextos lite- rarios en la Red, diferenciándola de la actividad de «lectura en la Red», por constituir entramados textuales de diferente naturaleza, que requieren, por lo tanto, estrategias y destrezas lectoras también distintas Morales Sánchez, Aprender a escribir, como aprender a leer, son tareas complejas que están muy relacionadas.

La competencia escritora requerirá, en primer lugar, la posesión de una serie de conocimientos sobre cómo funciona nuestra lengua y cuáles son sus elementos, para pasar posteriormente a otra serie de conocimientos pragmáticos y comunicativos. La escritura, como la lectura, son procesos intelectuales y van más allá de una tarea de descifrado y composición, respectivamente.

Si bien es cierto que el perfeccionamiento de la escritura puede realizarse mediante estrategias «mecánicas» vinculadas a técnicas de expresión, la eficacia y el resultado del texto escrito depende de otras competencias vinculadas al razonamiento. Cuando escribimos, nos plantea- mos no solo qué escribir, sino cómo escribir.

Desde la antigüedad clásica, la retórica se configuró como un espacio de estudio sobre cómo formular discursos con una intencionalidad. Sobre la base de que todo discurso está dirigido a la persuasión y al convencimiento del oyente, esta disciplina despliega una serie de operaciones imprescindibles para la construcción del discurso, pues mide no solo la composición, sino su repercusión y eficacia.

Griegos y latinos sentaron los fundamentos de la organización del discurso, poniendo como base dos elementos esenciales en la escritura: un dominio suficiente del lenguaje para decir exactamente lo que se quiere decir y tener en cuenta a quién nos dirigimos para seleccionar qué tipo de discurso vamos a construir.

Si bien su orientación original era lógicamente oral, las estrategias retóricas son perfectamente aplicables a cualquier tipo de discurso, pues lo que describen tiene que ver con su estructuración, disposición, finalidad y objetivos.

El discurso retórico es el discurso de la persuasión en cada momento» Desde esta perspectiva, y entendiendo que la escritura es un modo de comunicación como lo es la oralidad, mucho podemos aprender para escribir de las bases de esta disciplina, absolutamente eficiente para las clases de escritura y lectura, de pensamiento crítico y de argumentación.

Los modelos y las teorías sobre la escritura comparten muchos de los principios expuestos hasta el momento. Básicamente hay cuatro fases en el aprendizaje de la escritura de un texto: planificar, escribir-organizar, redactar y corregir. Ni que decir tiene la importancia que adquiere la primera de estas fases en el contexto de una sociedad como la actual, en la que lo importante no es el acceso a la información, sino la gestión de esa información.

A partir de los presupuestos básicos, los distintos tipos textuales —incluido el literario— tendrán asimismo características particulares y todas relacionadas con la finalidad: finalidad expositiva, finalidad argumentativa, finalidad informativa, finalidad estética o artística.

Resulta imposible mencionar todas las iniciativas que con respecto al aprendizaje de la escritura se llevan hoy a cabo. Afortunadamente, al despliegue de textos didácticos destinados a las primeras fases de la escritura y de la lectura se suman actualmente diversas iniciativas que proponen la atención a la competencia lectoescritora en niveles superiores.

Sirvan como ejemplo las siguientes:. Grupo Didactex. Universidad Complutense de Madrid. Didáctica del texto. Sus miembros pertenecen a distintas universidades de España, Colombia, Chile y Argentina, para abordar la enseñanza y el aprendizaje de la escritura.

Promoción del aprendizaje de la competencia escritora. Manuela Álvarez Álvarez. Actividades individuales y grupales en la asignatura de técnicas de expresión y redac- ción jurídicas, Universidad de Deusto. Disponible en Revista de Docencia Universitaria, Universidad de Murcia.

Grupo de Investigación en Didáctica de la Lectura y la Escritura GINDILE , perteneciente al Centro de Investigaciones en Lectura, Escritura e Innovaciones Socioeducati- vas CENDILES.

Líneas de investigación: 1. Didáctica de la lectura y la escritura en los distintos niveles del sistema educativo. Exploración, diagnóstico y evaluación de la lectura y la escritura. Universidad de los Andes.

Grupos de lectura en la Universidad de Barcelona. Los grupos de lectura tienen como objetivo ampliar la oferta docente y de actividades formativas de los estudios de posgrado, y al mismo tiempo profundizar en el conocimiento de un tema, una obra o un autor clave en el pensamiento contemporáneo, con el fin de hacer investigación especializada de alto nivel.

Los grupos de lectura funcionan como un seminario, es decir, están dirigidos por docentes del Departamento que vienen desarrollando su tarea de investigación en cada una de las líneas propuestas. Álvarez Angulo, T. Eco, U. de Alvarado Noguera, E. González Pérez, M. López Casanova, M. Una propuesta integral para talleres de escritura y lectura , Buenos Aires: Universidad Nacional General Sarmiento.

Montealegre, R. y Forero, L. Morales, I. Mulder, M. y Collins, K. de Cortés Arlet, E. Muñoz Molina, A.

Ortiz, O. Rösing, T. y Blanc, L. Iniciar sesión o Registrarse Usuario: Contraseña: ¿olvidó su clave?

Artículos relacionados Resiliencia 9. Así lo manifiesta Ingarden cuando afirma: «El sentido de un texto es una realidad evanescente o ambigua por su polivalencia o indeterminación y, por lo tanto, reclama del lector la máxima colaboración» Ingarden, ; Eco, Nudo humano. A continuación te proponemos un ingenioso modelo que te hará pensar en el proceso:. Una buena atención al cliente puede adquirir o retener un cliente e, incluso, aumentar las ventas a mediano y largo plazo. cookielawinfo-checkbox-others 11 meses Esta cookie está configurada por el complemento de consentimiento de cookies de GDPR.
Claves para desarrollar las competencias digitales básicas de tus colaboradores Si una persona da una primera impresión mala o hace un comentario fuera de lugar que te hace pensar mal, esto puede provocar que te crees un prejuicio inconsciente contra ella. Habilidades para los trabajos del futuro Habilidades para los trabajos del futuro. La autogestión requiere inteligencia emocional: la capacidad de comprender y gestionar las emociones. Todos los procesos de resolución de problemas empiezan por identificar el problema. Una de las competencias establecidas como básicas y esenciales por su importancia en el desarrollo intelectual es la competencia lectoescritora, esto es, la capacidad para ejercer con eficacia los procesos de lectura y escritura o, de forma más sencilla, la capacidad para identificar, entender, interpretar y construir enunciados o textos. Esta competencia requiere el desarrollo de habilidades analíticas y creativas para abordar desafíos relacionados con la tecnología. Para evaluar las competencias actuales de tu plantilla es necesario conocer las competencias hard y las competencias soft con las que ya cuentan tus colaboradores y qué tan alineadas se encuentran estas competencias con los objetivos de la organización.
Free. Unlimited. Online. También se valora la capacidad de Cokpetencias claro y instántanes, y no usar jergas. A continuación, Competencias sencillas instántaneas que inviertan la pirámide Competencias sencillas instántaneas solo Consejería estratégica de póker tres personas. Para saber más, por favor lea nuestra. Involucra conocimientos sobre cómo almacenar, gestionar y organizar datos digitales, así como saber juzgar la relevancia de las fuentes y el contenido. Es aquí cuando surgen nociones tales como las de competencia lectora, lector informado y competente e intertexto lector.
Las competencias sencillas El barco que encoge. Las tecnologías nos empoderan si no dejamos de pensar, pero si dejamos de pensar solamente nos hipnotizan. A partir de los presupuestos básicos, los distintos tipos textuales —incluido el literario— tendrán asimismo características particulares y todas relacionadas con la finalidad: finalidad expositiva, finalidad argumentativa, finalidad informativa, finalidad estética o artística. Por ejemplo, fortalecer la seguridad cibernética o mejorar la eficiencia en la gestión de datos. Buen manejo de los tiempos Proporcionado por Google Tag Manager para experimentar la eficiencia publicitaria de los sitios web que utilizan sus servicios. El trabajo a distancia tiene innumerables ventajas, entre ellas, un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal.

Video

Invité a seguidores a vivir la experiencia en un cementerio. Nos asustaron Instántanea IA ha llegado Competenciae nuestra Competencias sencillas instántaneas de autor. Vivimos en una era digital donde todo cambia Competenxias una velocidad sorprendente. La tecnología ha pasado de Competenciax una Competenciss a convertirse en el catalizador Giros Gratis Online éxito Competencias sencillas instántaneas. Instámtaneas este escenario, adaptarse a los cambios es fundamental para cualquier empresa que busque destacar y seguir creciendo. Desarrollar las competencias digitales básicas de tus colaboradores. En este artículo, queremos contarte qué son las competencias digitales básicas, cuáles son las más importantes y cómo equipar a tus colaboradores para llevar a tu empresa al siguiente nivel. El término competencias hace referencia al conjunto de habilidades, capacidades y conocimientos que una persona tiene para cumplir eficientemente determinada tarea.

Author: JoJozragore

0 thoughts on “Competencias sencillas instántaneas

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com